Coche compartido, experiencias de uso y realidad en España

Se lleva hablando mucho sobre el coche compartido, la explosión de las plataformas de alquiler de coche eléctrico, Car2Go, EMov y mas reciente ZityCar, ha permitido que los que visitamos con cierta asiduidad Madrid podamos probar dichos servicios.

Coche compartido

Mi experiencia general ha sido buena. Los coches suelen encontrarse fácilmente, aunque con el paso del tiempo, se nota el desgaste y el “mal” uso de los mismos, con rozones y en algún caso suciedad. También me he llegado a encontrar vehículos con poca carga disponible, pero los desplazamientos que hago son cortos y no supone problema.

Todo el proceso desde el alta hasta la selección de vehículo se realiza desde la App de la plataforma seleccionada. Si dispones de tarjeta de crédito/débito y tienes permiso de conducir (imprescindible), ya tienes coche.

Las pegas son el área de acción. En Madrid, todo lo que caiga dentro del anillo de la M-30 , aunque van ampliando las zonas, todavía es limitado si queremos hacer otros usos mas extensivos. ZityCar es la única que dispone con vehículos con autonomía real de unos 300km con plena carga y que dispone de otra funcionalidad muy interesante, la de seguir con el vehículo “alquilado” aparcado a una tarifa reducida. En todo caso hay que recordar que esta incluido en todos ellos el aparcamiento en zona azul y verde de las zonas de estacionamiento regulado del Ayuntamiento.

Respecto a las tarifas van entre los 0,21  y 0,24 euros. En el caso de ZityCar la tarifa de espera es de 0,07 euros/min , al menos durante el periodo inicial de la oferta.

A partir de aquí, si no eres de Madrid, la oferta de este tipo de servicios se reduce a 0. No se entiende que siendo la adopción con la aceptación mas alta a nivel mundial, Madrid es la tercera ciudad con mas usuarios de este tipo de servicio, no lo extiendan a ciudades/poblaciones del entorno incluso a capitales de provincia, donde salvo proyectos piloto, no existen alternativas.

Si queremos cambiar la situación actual de contaminación y no eficiencia energética actual, debería promoverse desde las diferentes administraciones en varias lineas de actuacion;

  • Promover la instalación de puntos de recarga eléctricos, públicos y privados, así como su uso.
  • Divulgar las ventajas de este tipo de vehículos y uso compartido.
  • Incentivar la implantación de este tipo de empresas en las ciudades, empezando con flotas pequeñas, quizás no son necesarios 500 vehículos como en Madrid, pero en Valladolid, p.e. 50-100 vehículos podría ver si tiene aceptación. Los ayuntamientos en este punto tienen mucho que hacer y decir, en algunos casos se limitan a prohibir el acceso al centro de la ciudad cuando, como es el caso de Valladolid, no es la zona de mayor contaminación.
  • TAXI y VTC: Dar un plazo corto, no mas de 5 años, para que la flota de taxi y VTC de las ciudades sea al menos híbrida enchufable y con recomendación a 10 años de ser completamente eléctrica. Recientemente en Valladolid ha quedado desierto las convocatoria de ayudas a la compra de vehículo eléctrico , quedando de manifiesto la desconexion entre los políticos (administración publica) y el sector del Taxi en la ciudad. Es una consecuencia de gobernar de cara a las redes sociales (Twitter, Facebook), los medios de comunicación etc… en vez de hacer y promover políticas realistas y que los sectores implicados puedan aplicar. También podría ser una buena táctica la instalación de puntos de recarga en las paradas de los taxi como habilitar las farolas como punto de recarga.
  • Otro de los puntos a incentivar desde los Ayuntamientos es la puesta en marcha de programas de generación eléctrica distribuida, potenciando la instalación de placas solares en los tejados de todos los edificios, tanto nuevos como existentes para en un principio alimentar los sistemas de las comunidades de vecinos y, cuando la legislación evolucione, que los vecinos se puedan beneficiar de dicha generación solar eléctrica. Esto ya es posible, pero los lobbies energéticos y un gobierno con intereses partidistas y corrupto, impide que se divulgue las ventajas evidentes de estas instalaciones.
  • Por tanto, los próximos pasos para la expansión de este tipo de servicios es la implantación en otras ciudades así como permitir, a medida que esto suceda, que exista un intercambio entre las mismas. Todo esto sera posible con el uso de vehículos eléctricos con mayor autonomía como el Renault ZOE 40.

En definitiva, mucho por hacer, para bien de un sector/es que debe crecer . Otros sectores se deberán adaptar y aprovechar la necesidad de instalación en edificios existentes.

Los usuarios , en cuanto represente una ventaja, adoptaran los servicios automaticamente, como esta pasando en Madrid, y dejaran de plantearse tener un vehículo propio, el cual se pasa el 95% del tiempo aparcado, y pasara a usar un servicio de movilidad, mas avanzado, mas sostenible y mas económico.